lunes, 29 de octubre de 2012

Una lamida no es sexo oral: cómo hacer feliz a tu chica con tu boca

Por Manuel Antonio Velandia Mora
Octubre de 2012, España

He recibido este comentario con relación a mi penúltimo post: “las mujeres agradecemos esos “tips” para saber mamarlo mejor, sin embargo sugiero tema: "como dar un buen sexo oral a la mujer". Pues sería bueno que también ilustres a algunos que piensan que ¡con una lamida ya uno está lista! Gracias, y un fuerte abrazo...” Así que para que no se queden en deseos, doy aquí algunas ideas para hacer el placer algo real y con buena calidad.
Primero que todo, creo que es necesario no echarle siempre la culpa al hombre heterosexual, bisexual o gay o a la compañera lesbiana por no saber hacerlo; lo que sucede es que las mujeres no andan muy conectadas con sus genitales y no suelen saber exactamente qué es lo que les produce placer, cómo es que se logra e incluso algunas mujeres tienen tan poco encuentro con su propia vulva que no saben cómo autosatisfacerse y lograr sus propios orgasmos, criterio necesario para conducir a la pareja por el camino correcto situación de la que muchas veces no se habla porque se les ha reprimido preguntar sobre sexualidad y placer. Para jugar consigo misma o apoyar a la pareja en la obtención de placer ya he escrito previamente sobre los juguetes eróticos.
Por supuesto los hombres también son culpables, no solo porque creen que su placer es el único que es realmente importante, sino porque tampoco se preocupan por oír a las mujeres. No me refiero solamente a establecer diálogos con ellas, pues es sabido que no siempre las escuchan y que tampoco les interesa lo que dicen.
Para ser un/una buen amante, marido, mozo, novio, tinieblo, amigo compatible sexualmente, usuario pasajero o permanente e incluso cliente, no solo hay que saber penetrar; especialmente hay que saber hacer lúdico el proceso previo y posterior al acto penetrativo, porque este último ni siquiera se requiere cuando el juego es de muy buena calidad y porque en muchos hombres no alcanza a ser sino de algunos pocos minutos… o segundos.
Es necesario aprender a escuchar el movimiento del cuerpo de la pareja sexual: es imprescindible saber leer el placer que se refleja en el brillo de la mirada, en los músculos que se tensan o relajan, el cuerpo que se retuerce y las manos que se crispan y se agarran de las sabanas, las nalgas o la espalda; es primordial descubrir cuando los labios se resecan, se acelera el ritmo cardiaco o aparece el paroxismo (exaltación extrema de los afectos y pasiones) en que los músculos se relajan y la respiración se hace aún más entrecortada.

Qué es sexo oral

Cuando se habla se sexo oral, desde una visión bastante machista por cierto, generalmente se considera que éste tiene que ver con “mamar bien (al hombre)” o con hacer una buena estimulación oral vaginal, pero la oralidad tiene que ver con todo lo que desde nuestra boca podemos hacer para que nuestra pareja logre alcanzar el mayor grado de placer posible; por ello al hacerlo no debemos olvidar que se debe excitar todo el cuerpo ¡el cuerpo no es solo la entrepierna!
Aquí no me centraré únicamente en el cunnilingus (vagina y clítoris), sino que también incursionaré en otros centros importantes de placer, dando algunos toques sobre el annilingus (beso negro) y la estimulación de otras zonas como el perineo y las tetas.
Estas últimas parecen ser el centro de la atención en cuanto a la estimulación a las mujeres. En torno a ellas y el tamaño giran muchas fantasías, sobre todo cuando hay gran tamaño; estas no solo atraen a muchos hombres (no a todos) sino también a otras mujeres. Pero, aun así, las parejas sexuales suelen quedarse en la técnica más tradicional: la simple lamida, a lo que suele sumarse la falta de destreza.

El entrenamiento hace maestros

El toque humano bien administrado es mucho mejor que cualquier adminículo, por ello, en el curso de salud sexual y reproductiva en la licenciatura en enfermería, le recomiendo a mis estudiantes que aprendan a estimular/se el clítoris. Una buena técnica para entrenarse es el uso del touch-pad del portátil, el proceso consiste en aprender a dibujar pequeñísimos espirales, letras y otras figuras con la yema de los dedos y luego utilizar dicha tecnología acariciando clítoris y pezones.
Una técnica similar puede utilizarse aprendiendo a dibujar con la lengua, eso sí teniendo en cuenta proteger el portátil con un plástico autoadhesivo para no babearlo… bueno también es importante evitar la producción de saliva en exceso durante la estimulación porque, según ellas, “no hay nada más desagradable que quedar con las tetas o su zona genital llena de babas”.

Con pausa pero sin prisa

El sexo oral no es una competencia de velocidad sino una carrera de gran fondo que incluye todo el cuerpo de la mujer, recordando que el órgano más sensible del organismo es la piel. Ahora bien si la cosa es un rapidito en un ascensor, pues no puede haber mucho preámbulo, especialmente si sabemos que es lo único que va a pasar, porque si la cosa va para larga, mejor no apresurarse que de la prisa no queda sino el cansancio.
La entrada de una buena comida es el juego tradicional con las zonas de siempre: pechos y boca, pero sin olvidar que besar también tiene su propia técnica. Cuanto más tiempo se invierta en estas zonas más necesaria se va haciendo en la pareja la llegada a la zona más ardiente y mayor será el disfrute posterior.
El cunnilingus es el postre, no el plato fuerte; hay que degustarlo y encontrarle su sabor. No se coma la crema primero que la base. No hay que lanzarse de una al clítoris, tampoco invada como primer paso la vulva con sus dedos.
Antes de llegar a la zona de interés reconozca el territorio, paséese por su geografía y trabaje como artista, no como obrero (que solo le interesa el pago por horas y no la producción que se deriva del oficio) o artesana (ese que repite la obra 700 veces y sin ninguna variación).
Ingle y muslos deben ser acariciados suavemente con las yemas de los dedos, besados, chupados, mordiditos, recorridos con la lengua, los labios, exhale sobre ellos; permítase jugar produciendo cambios de humedad, temperatura, presión. Recuerde que el objetivo es sensibilizar, crear aun mayor expectativa y lograr que la pareja desee ardientemente que llegues a su centro de placer.
No olvides el periné (espacio que media entre el ano y la vagina en la mujer o la base del pene en el hombre) y el ano, la técnica para jugar con este último es similar a la que se utiliza en la vagina.

Practicando el cunnilingus[1]

Para lamer el clítoris olvide que la única figura que puede hacer con la lengua es el círculo. Si en necesario tómese primero un curso elemental de geometría y practique cada una de las figuras geométricas, después súmele el trazo de letras y cuando ya tenga la técnica desarrollada aprenda el abecedario chino, todo ello sumado es estimulante a la hora de recibir el movimiento de la lengua.
Aprenda a pintar letras y figuras de tal forma que pueda hacerlo muy rápido y otras veces de forma su-pre-ma-men-te… leeeeennnnnntttttaaaaaaaaaaaaaaaaa. Los cambios bruscos de forma y velocidad son muy placenteros.
Ah, es bueno realizar ejercicios para fortalecer la lengua, esta no es un músculo sino que está formada por muchos grupos de músculos. Una manera de hacerlo es con un condón, ojalá de los que traen sabor, abrirlo con una tijera y presionar con ella repetidamente sobre la banda de látex.
Practique también poniendo la lengua rígida, menos firme, en forma de cono, con movimientos rápidos y lentos de arriba hacia abajo y de izquierda a derecha o golpeteando el clítoris con ella.
Luego ubique el clítoris entre los labios y succiónelo suavemente, agréguela a esa leve presión de labios la estimulación con la lengua.
Hay que cuidarse las manos, hay que lavarlas permanentemente y humectarlas de vez en cuando; es necesario limarse bien las uñas y en algunos casos, utilizar una piedra pómez para lijar las asperezas. Cuando sus manos y dedos este listos y limpios entonces si piense en estimular el clítoris con los dedos o de pensar en una penetración vaginal utilizándolos.
La penetración vaginal y anal utilizando la lengua también es muy estimulante. El placer que producirá a quien es penetrada/o y a quien penetra es básicamente psicológico, porque la lengua no alcanza los puntos más sensibles dentro de la vagina aun cuando sí estimula algunas terminales nerviosas en el ano. Para quienes lo practican ésta es una práctica que no deja de ser excitante hacer y recibir.
Cuando se realiza la penetración vaginal es conveniente de manera simultánea estimular ano, perineo; durante la penetración anal también estimule el perineo, pues con ello se logra que la zona irrigue más sangre y los vasos se vuelvan más sensibles, consiguiéndose un mayor placer.
Recuerde que es muy conveniente no detenerse al comenzar el orgasmo ya sea por estimulación o penetración, mujeres y hombres gozan con la estimulación continua mientras disfrutan de su clímax orgásmico. Si la estimulación es demasiada en comparación de las necesidades de la pareja, puede estar seguro/a que esta se lo hará saber.
Una nota que no quiero dejar pasar es que los hombres deben preguntar a su pareja si la barba o bigote les fastidia durante los juegos orales, ya que de ello ser así es necesario afeitarse apropiadamente, ya que algunas mujeres se quejan de que “una barba mal cuidada es tan molesta como sentir una lija”.
Hay todo una discusión sobre si en el annilingus o el cunnilingus hay riesgo de infección por VIH, hay diferencias científicas al respecto, pero en lo que si todos están en acuerdo es que la sífilis, la gonorrea y los herpes genitales se transmiten en el sexo oral, así que cada una debe cuidarse y decidir cuál es el riesgo que deben correr.
Sobre barreras orales (formas de practicar sexo oral seguro mediante el uso de látex), para mayor información y para que no quede el tema en el aire escribiré un post próximamente.


[1] La etimología del latinismo cunnilingus no procede de los nombres latinos del coño (conejo) y de la lengua como tradicionalmente se piensa; cunnus es el nombre latino de la vulva, la segunda parte de la palabra deriva del verbo latino lingo, lingere, que significaba ‘lamer’. Lo que significa que cunnilingus no es meter la lengua en el conejo sino lamer la vulva; por ello en el título de este post digo que una lamida no es sexo oral.

domingo, 21 de octubre de 2012

Teatro queer: otra forma de estar haciendo-se, al borde

Por Manuel Antonio Velandia Mora

España, octubre de 2012

En Colombia se suele pensar en el Teatro como la obra que los alumnos de colegio intentan poner en escena en las izadas de bandera (con resultados lamentables, por lo general), o reducido sólo a las obras que monta el Teatro Nacional ("¡¡¡para ver actores de TV pero en la vida real!!!") o confundido con las comedias "picantes" que montan estrellas que ya no consiguen papeles en televisión. Sin embargo, el Teatro es todo un arte, que puede servir para adentrarnos en la sicología de las personas y en las interacciones sociales.

Por ello, el Teatro como propuesta artística generalmente ha estado al borde. Bueno, alguna que otra vez un teatro que no es políticamente incorrecto puede movilizar la reflexión de los espectadores, pero generalmente lo políticamente correcto es tan previsivo que no deja mucho a la crítica.

La corrección política o lo políticamente correcto es un término utilizado para describir lenguaje, ideas, políticas o comportamientos que se considera que buscan minimizar las ofensas a grupos étnicos, culturales o religiosos. El término se usa también en un sentido más amplio para describir la afiliación con la ortodoxia política o cultural. En forma similar, el término políticamente incorrecto describe aquello que podría causar ofensa o ser rechazado por la ortodoxia política, cultural e incluso sexual de un determinado grupo o sociedad. Una forma de mostrar y vivenciar esa incorrección es el teatro queer.

En palabras de Celia Álvarez, el término queer (raro/a), según explica el profesor de la Universidad Charles de Gaulle, se aplicó primero en el mundo anglosajón como un insulto contra gay y lesbianas, pero desde finales de los años 80, la teoría del mismo nombre lo resemantiza para, a partir del estigma, afirmar orgullosamente una sexualidad que cuestiona la validez sociopolítica de una norma impuesta, coercitivamente, desde el poder.

La primera vez que me acerqué a una representación teatral queer no me fue fácil comprender esa otra lectura de la realidad que allí presentaban y eso que yo había hecho en la escuela de teatro eso que en mi época juvenil se llamaba “antiteatro”. ¡Eso es historia antigua! dirán algunos con sus lenguas viperinas, pero en mi época de actor ya nos permitíamos transgredir el orden sexual establecido, solo que aquí se va más adelante porque se cuestiona ese mismo orden y para algunas lesbianas y marikas es muy difícil asumir que después de tanto esfuerzo para salir del closet, ser mariquita o arepera no es el fin del camino sino el inicio de una deconstrucción sexual.

Dice el profesor Héctor Herrera de la Universidad Veracruzana que se habla del teatro queer, no por hacer activismo, sino para crear conciencia de lo mucho que la sociedad discrimina, porque la primera discriminación viene en la misma familia. Si nos ponemos a observar a nuestro alrededor, nos encontramos con que basta ver a algún niño un poco distinto, y no necesariamente en la cuestión sexual, puede ser alguien que le guste leer en una casa donde no se lee, o que busque cultivarse en un ambiente donde la educación académica no sea relevante, y las familias inmediatamente los marcan. Es lo mismo, y eso es lo que necesitamos hacer notar, muy aparte de cualquier estereotipo.

"Específicamente, lo que lo Queer pretende es deshacerse de la esencialista idea del "ser" eclipsándola con la más política y constructiva categoría del "hacer". Es una producción a la que es imposible imponerle un valor de cambio que otorgaría la posibilidad de consumirla, catalogarla, re-presentarla", afirma Diego Trerotola.

Las claves de un teatro queer pasan por deconstruir la idea de identidad homosexual y analizarla simplemente como desviación del poder que la sociedad heterosexista ha construido sobre nosotros y plantear una identidad diferencial marika, bollo (arepera, dirían en Colombia) o rarita (mariquita) llena de orgullo y multiplicidades rizomáticas. No existe la dualidad heterosexual/homosexual. Todo son construcciones del poder falocentrista que demoniza al Otro, lo diferente, lo queer (lo RARO). Es el Universo de la diferencia; algo que a todos nos incumbe, considera Miss Shangay Lily, autora de “Mari, ¿me pasas el poppers? (la homosexualidad masculina de la A a la Z)”, publicado con enorme éxito por la editorial Plaza & Janés en 2002.

El teatro queer no es teatro gay
No hay literatura gay. A pesar de que el término teatro gay no existe como género teatral, el concepto se ha utilizado para designar una tendencia de contenidos y temáticas que llevan como público potencial a la comunidad homosexual. Yo diría que no hay teatro gay sino teatro que se hace pensando en un público que se identifica como homosexual; un teatro que piensa en el cuerpo como mercancía y lo desnuda para que el comprador se sienta agradado, es un teatro en el que el guion no importa sino el actor-mercancía-fetiche que muestra su trasero y algunas veces su “miembro”, de tal forma que su corporalidad se vuelve el punto focal dejando en segundo plano el contenido de la obra.

Ahora bien, hay obras que tocan temas relacionados con lo gay, pero que no se centran en ello, sino en las emociones, las vivencias, las explicaciones que se construyen sobre lo gay, lo lésbico, lo trans… Este teatro no se representa pensando en la orientación sexual de los espectadores sino en su gusto por el teatro.

En el teatro queer no solamente los contenidos de las obras teatrales son políticamente incorrectos, en muchos casos también los actores y sus personajes también suelen serlo. Esto es lo que ocurre conQueer Teatro Las Aficionadas, un proyecto que trabaja con mujeres, personas trans y queer de diversas orientaciones sexuales, que se forman en Bogotá, Colombia en un proyecto que cuenta desde el 2005 con el apoyo de Astraea Fundación Lésbica para la Justicia, que financia el funcionamiento general de Mujeres Al Borde.

Asociación, esta última, que busca reivindicar el derecho a no hacer parte de ningún centro, el derecho a vivir en los bordes, en las fronteras donde se dan todos los cruces (sociales, culturales, corporales, sexuales, generacionales, raciales, identitarios) que la cultura nos ha prohibido, el derecho a construir identidades múltiples, móviles, difusas, enredadas, el derecho a renunciar a las formas de vida impuesta.

Último montaje Al Borde
“El misterioso closet de mi abuela” es el nuevo estrenoclown proyectado por Queer Teatro Las Aficionadas.

El closet de una abuela es develado por una niña que logra vislumbrar que bajo las faldas de su parienta hay muchas historias escondidas. Un closet que con el paso del tiempo ya es del tamaño de una ciudad y en el que las vivencias escondidas ocultan remembranzas de tiempos placenteros y negados por la presión de un mundo que no logra aceptar que el cuerpo y el placer no siguen las pautas culturales y religiosas que trazan el “camino correcto” para la existencia.

Teatro queer clown: la trasgresión de la trasgresión
Un Clown es un payaso, un creador, un provocador de risa, sensaciones y emociones. El payaso nos hace reír, sentir y reflexionar con su visión del mundo y sus intentos de posarse por encima de sus fracasos. Nos muestra su vulnerabilidad sin tapujos. Es el niño que todos llevamos dentro, que no tiene tabúes, que disfruta jugando y que quiere ser como los adultos aunque nunca pueda conseguirlo. El clown tradicional trabajaba con arquetipos más universales como el tropezón y el "quiero y no puedo", y el actual incluye, además de estos, arquetipos psicológicos y juega más con las emociones del público, proponiendo también situaciones cotidianas con las que el público se identifica, afirma Alex Navarro.

Lo contradictorio de un Clown-queer es que trasgrede la transgresión que del cotidiano hacen el/la payaso y el actor/ la actriz queer. Por un lado, como queer, hace una relectura de la cotidianidad, proveyéndole el reconocimiento a la diversidad y las formas únicas y diversas de estar haciéndose humano; por el otro, como Clown, juega con la emocionalidad infantil y con esa inocencia clown que tienen los niños pequeños y que los adultos, que se permiten seguir siendo niños, dejan fluir porque rompen con la fuerza imperante del “deber ser”, para estar siendo cada vez más cercanos a lo que realmente han querido ser.

Por supuesto sé que no todo el mundo espera encontrar un payaso marika o una lesbiana payasa, pero solo en la medida que seamos capaces de romper con nuestra propia telaraña seremos libres mental, emocional y corporalmente.

Los que querían saber qué se logra sacar del "Misterioso closet de la abuela", fueron el sábado 20 de octubre al Parque Nacional de Bogotá, a las inmediaciones de un tradicional punto de encuentro ciudadano, la Torre del Reloj, para enterarse. Para informarte sobre más funciones visita la página web de Queer Teatro Las Aficionadas de pronto descubres que tu abuela, tu padre o tu madre también tienen sus propios guardados.

Mamarlo está de moda

Por Manuel Antonio Velandia Mora
España, Octubre de 2012

No me refiero a la lactancia materna, que (por desgracia) muchas mujeres la abandonan olvidando que la leche de la madre tiene todos los nutrientes que un bebé necesita, ayuda a que las mujeres pierdan más rápidamente peso luego del parto y mejora los vínculos afectivos madre/hijo, sino al sexo oral -que no es lo mismo que hablar de sexo-, que parece estar de moda y no precisamente por eso de los vínculos.

Algunas publicaciones femeninas recomiendan ingenuamente mirar a los ojos al hombre felado.... es un error de principiantes, es como ir a una heladería de moda, comer helado y mirar para el techo... me sorprenden por su ingenuidad. Bueno, lo primero sería decirle a los lectores que no apaguen la luz, de lo contrario no se ve ni m… así te mates por mirarlo a los ojos; lo segundo, a quien le hacen felación, como dicen en España, no tiene por qué intentar ahogar a la pareja con su pene, esto de estar a punto de vomitar no es de “buen recibo”; tercero, estando de rodillas en el piso no intentes chupar y mirar al mismo tiempo, evítate un dolor de nuca insoportable.

Luego presento instrucciones con más detalle y sobre todo basadas en la experiencia; no me siento mal de decirlo: me encanta ¡Esto no es un promo!

De la oralidad y otros placeres
La oralidad –no hago referencia a aprender a hablar bien en público- no es una práctica frecuente o no por lo menos una práctica muy frecuente en las relaciones genitales entre miembros de parejas heterosexuales, aun cuando sí mucho más frecuente entre parejas del mismo sexo, ya sea entre chicas o entre chicos.

Las mujeres suelen catalogarla como algo “sucio” y algunas además las relacionan con las trabajadoras sexuales; en esto tienen razón las chicas suelen ofrecer a sus clientes “tres platos” como parte de la negociación para una “comida completa”, pero usualmente los hombres con poco tiempo o que desean obtener lo que en casa no incluye su dieta suelen dirimirse por la fellatio, que no es un plato de la gastronomía italiana sino a eso que en el lenguaje castizo y cotidiano se denomina mamada.

Sexo oral de película
El porno video y el cine X, tanto en su versión heterosexual como lésbica y homosexual le han dado un gran énfasis al sexo oral, desde los inicios de la industria pornográfica. Para los buenos amantes del cine hay escenas memorables de mamadas heterosexuales como las de Boogie Nights, de trabajos grupales u orgías que llaman como en Calígula (1979); ligadas a la homosexualidad mal asumida como sucede en Phillip Morris ¡Te quiero!; centradas en el cunnilingus lésbico tal y como se ve en el Cisne negro (2011); o en el cunnilingus heterosexual de Jade (1995). Tanto en el cine como en la vida real  hay que tener cuidado con los piercings tal y como se pudo ver en La cosa más dulce (2002).

Ahora bien si de hacerlo muy bien se trata (incluyendo otros platos y postres) hay que leer y ver al más clásico de los clásicos: Historia de O -Histoire d'O- todo un betseller de la literatura (1954) y el cine erótico (1975). Y si lo que se quiere es solo aprender muy bien la técnica de la fellatio, no se puede dejar de ver Garganta Profunda -Deep Throat- (1972), la más clásica de todas las clásicas  películas  pornográficas, que además fue exhibida en todo tipo de salas cinematográficas y protagonizada por Linda Lovelace. Para aprender a hacerlo como estrella de cine con amplia experiencia van aquí algunos consejitos.

Sobre cómo mamarlo bien
Muchas mujeres no aprecian lo divertido que puede ser, pero para quienes lo han/lo hemos hecho, chupar el pene a un hombre o recibir una buena lamida es uno de los más grandes placeres a experimentar, tanto que algunos hombres intentan hacérselo ellos mismo ¡y lo logran! Bueno, algunas mujeres también se auto-estimulan oralmente.

Somos muchas las personas a las que nos da asco el olor del pene, una buena manera de neutralizarlo es jugando en la ducha. De ser posible nunca limpies el pene ¡lávalo! o envíalo a que lo haga. El agua y el jabón siempre serán buenos aliados, enjabónalo bien y utiliza las bondades del jabón como un lubricante para masturbarlo. Explora a fondo su miembro, enjuágalo y chúpalo mientras estás atenta a sus reacciones.

Ten en cuenta que una buena higiene es importante para volver excitante la situación, no hay nada más molesto que sentir el olor fuerte del esmegma (secreción de las glándulas prepuciales). Una buena afeitada es igualmente importante si eres un hombre que gusta de realizar el sexo oral a otro hombre, porque la fricción de la barba con el glande es supremamente desagradable para la mayoría de los hombres, aun cuando sé que a algunos les excita.

Es triste pensar que siendo algo tan placentero no sepamos hacerlo bien, así que luego de mucha «investigación de campo», les cuento algunos secretitos.

Antes que nada, nunca vuelvas a comenzar por el final, no te lances de una a meter el glande en la boca ¡ese es el último paso!

Lo primero que debes lograr es producir una muy buena erección. Si aún está puesta la ropa, desliza las manos suavemente sobre el paquete, abre lentamente su bragueta y sigue acariciándolo; es mejor si estás de rodillas y entre sus piernas.

Si la persona se excita con facilidad en pocos segundos estará lista, si él es nervioso, su pene puede estar aún doblado dentro de sus calzoncillos. Mantén agarrado su pene y sube a su cara y bésale. Observa si puedes sentir una respuesta; todo movimiento ascendente en su pene es un buen signo.

Ahora sácale el miembro y mira cómo está. Si está tieso, lo estás haciendo bien; en otro caso acaricia suavemente los testículos (a algunos les gusta algo fuerte, no te excedas sin consultar previamente). Sujétalos con tu mano menos diestra y con la más hábil toma su pene. Apriétala poco a poco, con presión moderada como si estuvieras masturbándole y prepárate para chupar.

Humedece con la lengua tus labios; es excitante ver hacer este movimiento de lengua, así que déjalo ver mientras lo haces.

¿Quién no se ha comido un helado en cono, barquillo o cucurucho? Si tú lo has hecho, ya tienes algunos puntos ganados...

No lo lleves aun a la boca: un poco de espera produce una agradable tensión. Acércate al glande, respira fuerte sobre él, sóplale con tu aliento tibio. Saca tu lengua de nuevo y tócale con ella, cambiando la velocidad del movimiento que puede ser de un lado a otro o haciendo círculos. Combínalos.

Gira tu cabeza de lado y simula morderle suavemente colocando tus dientes en su balano (la parte larga del pene), como si estuvieras comiéndote una mazorca. Mientras haces lo anterior no olvides estimular los testículos.

Detrás de los testículos hay un lugar muy sensible: el «ni es», que está justo antes del ano partiendo de la base del pene. Puedes tocarle allí con la lengua o estimular con la yema de los dedos. En ese lugar queda justo el origen del músculo que causa la erección.

No olvides tocar con la lengua el contorno del glande, ésta es la parte más sensible del pene.En el frenillo igualmente se debe acariciar con la lengua, incluso algunos hombres son más sensibles allí. Insiste además en poner la punta de la lengua en el orificio del centro, de la parte más saliente del glande; pero no chupes su «cabeza» aún.

Después de jugar un buen tiempo tocando, mordiendo, lamiendo el balano, toqueteando su glande ya es hora de poner su glande en tu boca.

Mira si brota un líquido claro del orificio. Si esto sucede es el momento de aplicar tu decisión sobre qué tipo de riesgos deseas asumir, pues el líquido pre-eyaculatorio tiene una baja presencia del virus que causa el sida (VIH). Si no quieres correr riesgos, es hora de poner el condón con la boca o con la mano. De lo contrario continua con el juego, tal y como vas.

Ya es hora de ponerte ese delicioso «helado» dentro de tu boca. Mete toda su «cabecita» en tu boca caliente. Mantenla allí. Estimula su glande con el roce de tus dientes, mientras su pene entra y sale de tu boca.

Ahora trata de poner todo su pene dentro de tu boca. No te excedas, hazlo lentamente. Él querrá profundizar más en tu garganta. No le dejes imponerse, pues si no estás mentalmente preparada/o sentirás «horcadas» y ganas de trasbocar.

Si doblas tu cuello apropiadamente, haciendo que desde tu boca hasta la faringe haya un conducto recto, el pene puede entrar completamente, tal y como lo hacía su protagonista en el film «Garganta profunda». No intentes respirar por la boca mientras haces esto, sentirás que te ahogas, debes respirar por la nariz.

Moviéndote tan rápido como tu pareja pueda resistir sin eyacular, desliza tu boca sobre su pene de arriba hasta abajo como si estuvieras «Tirándotelo». Recuerda que hay técnicas sobre cómo retardar la eyaculación que puedes aprender en este artículo sobre masturbación, este es un buen momento para aplicarlas.

No es recomendable la práctica oral durante mucho tiempo; es mejor parar un poco, jugar eróticamente de otras formas y luego continuar, pues hay un momento en que se siente en el pene un «adormecimiento», se pierde un poco de sensibilidad y por tanto, ya no se disfruta igual.

Tragar o no tragar el se-men es una decisión particular, de ahí que previamente hayamos hablado del condón… ah, es mejor hacerlo con uno que tenga saborizante. Los estudios demuestran que el sabor de éste cambia con la dieta alimentaria, así que comidas muy condimentadas producen un sabor fuerte y comidas dulces y frutas producen un sabor y fragancia más agradable, para la mayoría de personas.

Ten cuidado de retroceder un poco cuando sea el momento de la eyaculación, un hombre excitado incrementa el movimiento y la fuerza de su movimiento «penetrativo». Si lo prefieres ten una toallita a mano para que la eyaculación se produzca en este elemento.

Si no te gusta chuparlo, recuerda que es tu decisión y no la de tu pareja; pero él estará, muy seguramente, interesado no sólo en que lo hagas, sino en que lo hagas bien. De todas formas recuerda que es tu derecho no hacer lo que no deseas, así sea del gusto de tu pareja.

Para concluir: si eres el dueño del pene, debes saber que para muchas personas es supremamente molesto sentir unas manos sobre la cabeza, ejerciendo presión. Es necesario tener muchos acercamientos a la práctica para volverse experto/a, así que ten paciencia y disfruta los avances logrados.

Séxitos en tus prácticas… y recuerda: la práctica hace al maestro, o a la maestra!!

sábado, 6 de octubre de 2012

Sexual style: Condones para 'fashionistas'

Por Manuel Antonio Velandia Mora
España Octubre de 2012

Recientemente he cumplido treinta años de trabajo preventivo en el Sida y las Infecciones de Transmisión Sexual (ITS) y en esta larga experiencia de servicio y aprendizaje continuo me he encontrado con muchas historias inverosímiles, pero la unión entre la moda y la prevención no deja de sorprenderme positivamente.  Ver cómo se ha incrementado el mercado de los condones no produce ninguna sorpresa puesto que es una necesidad social y cultural percibida, lo que si no me deja de asombrarme es que a algunos para prevenir les de por usar condones de marca, y no cualquier marca sino los firmados por grandes diseñadores y otros famosos.

Sé que algunos asumen que su falo o su vagina son de estrato siete y merecen trato con igual número de estrellas pero pensar que si no se tiene a mano uno de sus condones Louis Vuitton (US$ 68 cada uno, superando con su precio en 1.300 por ciento a otras marcas de condones), o sus Condones Channel (paquete de 12, US$ 279) no se puede follar, o volverse loco esperando a que saliera al mercado la nueva línea de preservativos que Lady Gaga estuvo trabajando con el diseñador Jeremy Scott, para hacerlo con style está un poco fuera de tono.


Al usar el condón no sólo no se pierde la sensibilidad, sino que además por sus propias condiciones de uso hace que la erección dure por más tiempo, pues la argolla que luego de su postura queda en la base del pene, actúa como un cook ring, un anillo que evita que la sangre que enerva (erecta) el pene se devuelva con facilidad.
En la Spring 2012 Fashion de New York SFNY se dieron aconocer los empaques de condones diseñados por  Alexander Wang, Brian Reyes, Charlotte Ronson, Christian Siriano, Isaac Mizrahi, Jeremy Scott, Keith Haring, Mara Hoffman, Rebecca Minkoff, Vena Cava y Yigal Azrouël para Proper Attire Condoms ®,  marca que algunos traducen como “vestimenta  apropiada” y otros como “ropa de trabajo” y cuyo eslogan es “required for entry”.

Nombre de producto que recuerda aquella ocasión en que los padres y madres de la patria (el senador Corsi, entre ellos) citaron, al en ese entonces Ministro de Salud Camilo Gonzales Posso, para que explicara una estrategia preventiva exhibida en la TV nacional  colombiana cuyo slogan decía “recuerda que la única prenda que no te has de quitar es el condón”, que se inspiraba en la famosa imagen de Miguel Ángel en la Capilla Sixtina, aquella en la que él se hace Dios y roza el dedo de Adán, que en la TV colombiana lucía desnudo. Anuncio que fue considerado en 1991 como uno de los diez mejores mensajes del mundo para televisión en la categoría de servicio público.

Sin embargo esta no es la primera iniciativa que mezcla la profilaxis con el lujo o el arte. El Museo Thyssen lanzó hace tres años preservativos envueltos en obras de arte como parte de la estrategia publicitaria de la exposición de pintura titulada Lágrimas de Eros. En Francia el Príncipe de Bourbont y el Conde Bizemont crearon la marca de condones de lujo “The original condom” cuyo eslogan es “Safe, with elegance” (13,50 euros la cajita de tres unidades), que afirman son respetuosos con el medio ambiente y se presentan en cajas de regalo muy elegantes.

Todos estos diseñadores afirman colaborar económicamente con la prevención del sida.

Ya no como una cuestión de 'fashionistas'  sino como una forma de apoyar el auto y heterocuidado desde la reflexión que busca relacionar el placer y el disfrute con la prevención, se ha creado la estrategia comunicativa @ConDnRico #ConDonRico. No puede ser posible que un elemento cuyas característica es ser una barrera profiláctica entre el VIH (el virus que causa el sida) presente en el semen o la secreción lubricante del pene y las mucosas anales, vaginales u orales, se entienda como una barrera para el amor y la confianza en la pareja. El condón es algo que une desde la salud y el amor que cuida de sí mismo y al otro o la otra. 

Mitos sobre el uso del condón

La infección por VIH sigue existiendo, y dado el cada vez más precario sistema de salud las personas deben entender que es mejor usar el condón para prevenirla como también otras ITS como la sífilis, la gonorrea, las hepatitis B y C (esta última incurable), y el cáncer de cuello uterino, de boca y rectal provocados por el Virus del Papiloma Humano, así como las complicaciones clínicas graves por abortos clandestinos en el caso de los embarazos no deseados.

Para usar bien el condón se requiere mucha clase, así que a continuación presento algunas ideas que podrán ayudarle. A hacerlo bien.

Es frecuente pensar que el condón es un impedimento para el disfrute sexual; se dice que para usarlo es necesario frenar el juego sexual y romper el encanto de la situación, que es una barrera entre las dos personas y que se pierde la sensibilidad.

Quienes esto afirman tendrían que reflexionar sobre si la ignorancia puede ser una excusa para atentar contra su vida o la de otras personas.

Los preservativos son productos sanitarios sujetos a los requisitos reglamentarios sanitarios de cada país. Sus medidas varían de 16 a 22 cm de longitud y de 3,5 a 6,4 cm de diámetro. La medida estándar de un preservativo de látex es de 170 mm de largo, 48 mm de ancho nominal y entre 0,055 y 0,07 mm de grosor, así que si alguien se pone algo tal delgado y no siente, muy seguramente se lo quita y tampoco sentirá nada.


Por otro lado un condón puesto sobre el pene retarda la eyaculación, debido a la permanente presión que el preservativo ejerce abajo del frenillo en el conducto seminal, justo debajo del surco balano prepucial (la parte más hendida del pene). Estas dos cualidades para quien no las conoce le hacen pensar a muchos hombres que pierden sensibilidad al observar que se  incrementar el tiempo de la penetración y en el de la eyaculación.

Antes de usar un condón fíjese que el empaque no presente imperfecciones, que tenga una cámara de aire en su interior, que no presente variaciones en su color y que no haya pasado su fecha de vencimiento o caducidad.

Nunca abra el empaque del condón con los dientes ni con las uñas, es mejor hacerlo con la yema de los dedos y por los ángulos o ranuras que el empaque posee en la parte superior o inferior.

El condón se debe guardar en un lugar fresco y con poca luz solar, ya que las altas temperaturas dañan el látex del que están fabricados. El mejor lugar para guardarlo por su temperatura ideal, es la mantequillera en la nevera; pero igual, puedes llevarlo en una condonera o en un lugar en el que no se corra el riesgo de pinchar el empaque y romper en preservativo. Nunca los lleve en la guantera del auto, tampoco en la billetera, porque al sentarse sobre él, se saca el aire de empaque y esto reseca el látex, haciendo que se craquéele fácilmente.

Nunca use para la penetración con un condón de látex lubricantes con base de aceite mineral, derivados del petróleo, vaselinas o cremas de manos. Use únicamente lubricantes solubles en agua, tienen la ventaja adicional de que si se seca un poco la lubricación, al adicionar unas dos o tres gotas de agua, recobra su utilidad como lubricante.

Se recomienda que al penetrar analmente con condón, nunca se haga sin lubricante. En una penetración vaginal, la lubricación natural es suficiente si previamente ha habido el juego erótico necesario y apropiado.

Cómo poner un condón correctamente

Si desea aprender a poner un condón con la boca no es tan complicado hacerlo; en el link anterior encontrará información sobre cómo hacerlo ya sea el pene circuncidado o no, pero si prefiere ponerlo de forma tradicional recuerde:



  • Lávese las manos y la zona genital antes de utilizar el condón y también hágalo después de utilizarlo.
  • Antes de usar un condón verifique la fecha de caducidad
  • Fíjese que el empaque no este roto y que al oprimirlo forme una bolsa de aire. No lo abra con los dientes, con las unas o con tijeras, hágalo siempre con las yemas de los dedos.
  • Para colocar el condón el pene debe estar erecto (empalmado).
  • Si es no circuncidado recuerde que se debe correr el prepucio hasta descubrir totalmente el glande.
  • Asegúrate de que el anillo enrollado quede hacia afuera.
  • Presione la punta del preservativo para sacar el aire que allí se encuentra, esta debe continuar presionada al llevarlo sobre el glande y hasta que lo haya desplazado al surco balano prepucial (la parte hendida del pene, abajo del glande).
  • Lleve el prepucio (piel móvil que cubre el glande del pene) hacia la base del pene si es no circuncidado; cuando se está circuncidado esto no es necesario porque no hay tejido adicional que pueda quedar recogido dentro del condón.
  • Desenróllelo hasta llegar a la base del pene.
  • Si es circuncidado, debe retraer el prepucio hacia el glande con todo y condón.
  • Sosténgalo con una mano presionando prepucio y condón y continúe desenrollando el preservativo hasta que cubra completamente el balano (la parte larga del pene).
  • Ahora estará listo para la penetración, no olvide usar el lubricante apropiado.
  • Después de eyacular, sujete el condón por su base y retire el pene mientras aún esta erecto. El pene se debe retirar inmediatamente después de la eyaculación ya que no hacerlo implica un riesgo innecesario.
  • Quítese el condón cuidando que no se goteé.
  • Envuélvelo en papel y tíralo a la basura, no al retrete.

Para quien nunca antes ha usado un preservativo, es recomendable provocarse una erección y colocárselo a solas y así desarrollar destreza antes de hacerlo en público.

Y recuerde: es mejor aprender a usarlo bien que después estar en el baño pidiendo ayuda unas/os a las/os otras/os porque tiraron y no encuentran el condón que el otro se puso...