domingo, 15 de diciembre de 2013

¿2013 año de éxitos o fracasos para la comunidad LGBTI en Colombia?

Por: Leonardo Niño Rodríguez, Periodista - Vida Moderna, Revista SEMANA, Colombia.
11 de diciembre de 2013

Entrevista virtual a Manuel Antonio Velandia Mora

1.   ¿Qué tan significativo fue el 2013 para la comunidad LGBTI en Colombia?
Es evidente que en Colombia la población LGTBI no es una comunidad, pero esto no es diferente a lo que sucede en cualquier otro lugar del mundo y en otras "comunidades", como los cristianos: por una parte van las directivas de las asociaciones y por otra las personas en las distintas identidades que conforman la sigla LGTBI, por eso el logro más significativo no es el matrimonio sino el hecho de que cada vez más gente ha entendido que la lucha no solo es de las asociaciones LGTBI y por el matrimonio; es un esfuerzo conjunto de toda la comunidad que entiende que la sociedad no es equitativa con todos los sectores que la conforman y que los intereses y acciones deben ser mancomunados entre los diferentes colectivos minoritarios al igual que su defensa.

Las asociaciones LGTBI han participado en diversas acciones convocadas por distintas organizaciones y han hecho suyas luchas que antes parecían ser solo de otros.

Al interior de las asociaciones LGTBI se ha avanzado en la comprensión y asunción de las diferencias y luchas particulares de los diferentes sectores que forman esta comunidad.

Si nos centramos en el matrimonio de parejas del mismo sexo entonces el avance es importante porque se discutió en el Congreso el derecho que tienen los homosexuales y lesbianas a casarse; no se ganó pero la falta de decisiones concretas llevó a que algunas parejas optaran por hacer valer el Fallo de la Corte Constitucional y optaran por solicitar el matrimonio en una notaría; las demandas del Procurador condujeron a que la Sala Civil y de Familia del Tribunal de Cundinamarca, ratificara el fallo de tutela de primera instancia que dejaba en firme el matrimonio de dos mujeres, siendo este el tercer matrimonio ratificado por la justicia colombiana.

2.   ¿Por qué es tan importante la aprobación del matrimonio de parejas del mismo sexo?
La aprobación del matrimonio de parejas del mismo sexo es tan importante porque aun cuando es evidente que se pueden casar, esto no se debe dejar a discreción de cada notario, recordemos que esta es la postura de la Superintendencia de notariado y registro.

El superintendente de Notariado y Registro, Jorge Enrique Vélez ha declarado que los notarios se oponen a la igualdad de las parejas del mismo sexo y que la única alternativa posible es el “contrato de unión solemne” entre personas del mismo sexo.

No puede haber derechos distintos para los heterosexuales, todas las parejas deben tener los mismos derechos, las mismas obligaciones y el mismo nombre para sus uniones.

3.   ¿Qué tienen las parejas homosexuales que puedan enseñarles a las heterosexuales en aspectos de la convivencia?
Las parejas del mismo sexo no solo pueden enseñarles a las heterosexuales en aspectos de la convivencia sino también en otros muchos temas como la educación de los hijos.

Una de las grandes aprendizajes está en el manejo de la economía doméstica y de los roles que no se desprenden del machismo y la falocracia sino del reconocimiento de la equidad; no se considera que si alguien aporta más dinero al hogar tiene más poder en éste porque las decisiones se toman a partir del acuerdo y las tareas domésticas se reparten en función de las capacidades y al uso del tiempo según las necesidades.

4.   ¿Y en cuanto a la paternidad?
Las parejas del mismo sexo tienen claro la importancia del paternar y del maternar no como representaciones inamovibles de la masculinidad o de la feminidad, sino como estrategias educativas de gran importancia en la formación de los hijos; así como en una pareja intercultural donde cada uno tiene una lengua distinta, se decide que hay que educar en los dos idiomas, las parejas del mismo sexo se reparten las funciones educativas a partir de lo que cada uno de quienes la conforman han desarrollado y se considera importante transmitir en el cuidado y educación de los hijos. Por otra parte por el hecho de haber sido víctimas de crímenes de odio son conocedores de la importancia de la solidaridad, de la equidad, de la tolerancia y el respeto e inculcan en sus hijos dichos valores porque los consideran de gran utilidad en la construcción de la convivencia social.

5.    ¿Aunque ha habido grandes avances en la lucha por los derechos de la comunidad LGBTI, qué viene en 2014 y el futuro cercano para esta población?
En cuestión de derechos en general otro importante avance es que se ha creado la Relatoría sobre los Derechos de las Personas LGBTI en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, que iniciará sus labores el 1 de febrero de 2014; esto es clave porque ayuda a que a nivel internacional, tal y como también lo viene haciendo Naciones Unidas, se evidencia desde diferentes instituciones internacionales la permanente vulneración de derechos que convierte a los LGTBI en víctimas permanentes de crímenes de odio.

Vendrán más asesinatos, desapariciones, desplazamientos forzados, personas obligadas a refugiarse en otros países y a solicitar asilo; porque mientras los derechos no sean iguales se seguirán creando las condiciones para que haya  crímenes de odio.

Un tema importante por supuesto es la ratificación del matrimonio igualitario por parte de la Corte Constitucional.

Se ha de seguir luchando por temas como; la adopción; el derecho a que los homosexuales puedan donar sangre; el derecho a que las y los trabajadoras/es sexuales trans,  homosexuales y lesbianas sean reconocidas como tales y obtengan las prerrogativas que de ello se derivan en equidad con los demás trabajadores; el derecho a la operación de cambio de la morfología genital y el tratamiento hormonal para las personas transexuales e intersexuales; el derecho al cambio de sexo en el documento de identidad; el derecho a la educación sin exclusiones, en especial para las personas intersexuales y trans y a que en las instituciones educativas no se permita el bullyng.


Aun cuando las personas LGTBI tienen derechos es evidente que estos aún son derechos de papel, se requiere un cambio cultural y esto conlleva un esfuerzo organizativo y estatal para que el reconocimiento sea pleno y su ejercicio real.