sábado, 14 de abril de 2007

De la pareja al poliamor

Puede ser que las necesidades afectivas de los seres humanos hayan cambiado o entendido que no pueden traicionarse a sí mismas y autorizado a vivir sus verdaderos deseos, de eso nos damos cuenta cuando damos una mirada a la tendencia mundial que muestra la pareja como tal tiende a desaparecer y se consolidan nuevas formas de relacionamiento afectivo tales como la trieja y el poliamor.

La trieja no es aquello que conocemos como un trío, es decir, un encuentro casual en el que una pareja abierta posibilita la entrada ocasional de una tercera persona en su práctica sexual. Una trieja es un grupo conformado por tres personas que deciden compartir una relación plena en su vida cotidiana afectiva y sexual.

Las personas que conforman una trieja tienen un equilibrio emocional en el que no hay una pareja primaria y una secundaria sino que vivencian, simultáneamente, dos relaciones del mismo nivel en las que la fidelidad entre sus tres miembros es una condición que nace del acuerdo de convivencia con el mismo grado, que implica además, un consentimiento pleno e informado sobre los efectos de la relación.

La trieja generalmente nace de los procesos afectivos y no necesariamente de la necesidad sexual como suele creerse; es decir, no es un(a) infiel que trata de convencer a la fuerza a su pareja de que lo mejor que les puede pasar es tener un(a) tercero(a) de por medio para mejorar la crisis de pareja.Poliamoría o poliamor es un neologismo, que significa tener más de una relación intima, simultánea, amorosa, sexual (no necesariamente), duraderas, con el pleno consentimiento y conocimiento de todos los amores involucrados.

El individuo que entra o se consideran a sí mismo emocionalmente capaz de tales relaciones se define a sí mismo como poliamoroso. En algunos círculos se utiliza el término poliamor para referirse a la práctica de la poliamoría. Cuando tres personas poliamorosas en las que cada una de ellas es común a las otras dos y comparten permanentemente tiempo y espacio de vivienda, se transforman en trieja.

En las relaciones de trieja o poliamorosas pueden relacionarse dos hombres y una mujer, dos mujeres y un hombre, tres hombres, tres mujeres o incluir variaciones en las que puede(n) estar presente(s) un, una o unos(as) transgénero(s) o transexual(es). Se habla de poliandria cuando una persona tiene relaciones con dos hombres o más y de poligamia cuando ello sucede con dos mujeres o más; las cuales entre ellas mismas, pudieran o no estar casadas o mantener relaciones.

Aun cuando poco se habla en los medios de este tipo de experiencias afectivas, en el 2006 Poly Living celebró una conferencia americana de poliamantes en la que discutieron los aspectos legales de este tipo de relaciones. Será que el gusto por los tríos y las orgías en las que frecuentemente se ven inmersos los gay y algo menos las lesbianas, tendrá que ver mas con el miedo a establecer procesos afectivos que con la satisfacción del deseo, o será precisamente lo contrario, que pensamos con el pene o con la vulva y menos con el corazón, mejor dicho con el cerebro.

Texto publicado incialmente en http://www.semana.com/wf_InfoBlog.aspx?IdBlg=29 Ilustracion y texto actualizado publicado en http://www.agmagazine.com.ar/index.php?IdNot=1090
Para seguir leyendo...www.poliamoria.com

1 comentario:

narendra dijo...

hai your website is nice and this is my blog and thank you!