martes, 26 de agosto de 2008

Masturbación femenina

Por Manuel Velandia Mora
España

¿Quién ha dicho que los blogs además de hablar de un tema, no pueden ser útiles? En general poco conocen los hombre sobre la sexualidad femenina; una prueba de ello es que las mujeres, cuando ven la porno-imagen hecha por y para hombres, no se reconocen en las protagonistas.

Para conocer un poco, a partir de aportes de algunas amigas responderé a la pregunta ¿Cómo se masturban las mujeres?

Conocer la respuesta ayuda a desarrollar otras posibilidades para las relaciones con y entre ellas, enseña a quienes no tienen mucha experiencia sobre cómo hacerse un/a mejor amante, y en especial, ayuda a las mismas mujeres, para quienes se produce poca información al respecto, a descubrir nuevas posibilidades.

La masturbación es probablemente la práctica erótica con más mala fama. Se dice popularmente que si una mujer se masturba se convertirá en ninfómana insaciable y que ningún hombre la querrá. Por otro lado, se afirma que es una conducta inmadura, que quien la practica permanece en la adolescencia mental, que lleva a la negación de la pareja.

Saliendo de la visión cristiana, la masturbación es una forma de encontrarse con sigo misma, de reconocer el cuerpo, de prepararse para el intercambio sexual, favorece las relaciones de pareja en cuanto regula y equilibra los ritmos de deseo, erotismo y genitalidad de las mujeres y hombres con parejas estables. La masturbación se practica desde niñas, se acentúa con la juventud y se disfruta hasta la misma muerte.

¿Cómo hacerlo?
Las mujeres, más que los hombres, han descubierto muchas zonas erógenas y que casi cualquier parte del cuerpo puede ser estimulada eróticamente (senos, pelo, manos, brazos, genitales y clítoris). Los hombres suelen creer que las mujeres para masturbarse requieren introducirse algún objeto fálico, pero ellas no requieren simular el coito para lograr el orgasmo.

Algunas son tan creativas que con la sola imaginación logran lubricar apropiadamente e incluso alcanzar un orgasmo. Prácticas como la fricción contra el asiento de las sillas, rozar un muslo con el otro, les son satisfactorias.

Suelen utilizar diferentes ritmos, y tipos de toque, caricia o estimulación, disfrutan actividades muy rápidas o pueden dedicarse incluso horas para la autocomplacencia. Tener uno o varios orgasmos continuados.

La práctica masturbatoria más frecuente para las mujeres es la estimulación del clítoris con uno o más dedos, igualmente suelen acariciarse el pecho, especialmente las areolas de sus senos; también se estimulan los labios menores y mayores, el monte de Venus e incluso las nalgas, el vientre y el pelo. Muchas se rozan los labios (todo ellos) con las yemas de los dedos o se pellizcan suavemente los pezones hasta lograr el orgasmo.

Aun cuando la publicidad habla mucho de dildos (formas fálicas fabricadas en látex, plástico u otros materiales) y vibradores para introducir en la vagina, pero ellas suelen relacionar dichas formas de placer con las películas porno, en general se estimulan más con sus propios dedos. Los vibradores se usan más para estimular el clítoris y los pezones.

Si es necesario, utiliza dos dedos de una de tus manos para separar las prominencias (labios mayores y menores) y todo lo que se interponga entre tú y el clítoris. Con el dedo medio o índice de la otra mano, estimúlalo. Puedes hacerlo ejerciendo presión moderada, rozando con la yema del dedo y en movimientos circulares o de arriba hacia abajo; combina los movimientos; hazlos seguidos o de manera intermitente, siguiendo el ritmo de la música, de la estimulación verbal o de la conversación erótica y ponte creativa siguiendo la imaginación. Pon dentro de la vulva los dedos, uno, dos, tres, cuatro… incluso la mano en posición de cuchara que apunta hacia arriba.

Una buena manera de desarrollar la técnica táctil consiste en trabajar en un portátil con Mouse digital, especialmente aquellos cuyo Mouse es una bolita ubicada entre las letras.

Técnicas avanzadas

Scouting: su nombre proviene de la flor de Liz, el símbolo de los scouts y la posición muy similar a dicha flor que toman los dedos, los más importantes órganos sexuales de hombres y mujeres.Scouting triple: dobla los dedos corazón y anular y deja extendidos los dedos pulgar, índice y meñique, con cada uno de ellos estimula simultáneamente cada una de las tres posibilidades: pulgar o clitoriano, índice o vaginal y meñique o anal. Estimula con la base de los dedos doblados el perineo (eso que algunos llaman sencillamente el ni es) y no olvides tocar con mucha dulzura la zona del vello púbico.

Scouting Doble: consiste en doblar los tres dedos centrales de la mano más diestra, y dejar extendidos los dedos pulgar y meñique para acariciar respectivamente el clítoris y la vagina o el recto. Cuando te estimules con los dos dedos no dejes de utilizar los dobleces de los otros dedos para acariciar simultáneamente el periné.

Es scouting es mucho más agradable, fácil y cómodo si lo haces en pareja.

1 comentario:

juazman23 dijo...

TODO EN ESTA VIDA COMIENZA POR UNA MENTIRA.

EMPIEZA LA HISTORIA....
SIGUELA EN
http://no-me-falles.blogspot.com